– INFORMANDOMICHOACAN TV STREAMING-



Home » Columnistas » Cuando la guerra no está en un campo de batalla.

Cuando la guerra no está en un campo de batalla.

EN PROSPECTIVA

MYRIAM MARTINEZ RAMIREZ

Cuando la vida nos detiene de forma abrupta, cuando tenemos que cambiar los planes, y no por moda sino por necesidad, cambiar la forma de relacionarnos hoy, podemos inferir que el mañana es incierto y poco alentador.

Esto fue lo que nos pasó con el SARS COVID-19, un fenómeno mundial calificado  con grado de pandemia que  se ha llevado casi tres millones de vidas, donde más allá de las cifras, para unos significativas, para otros no; a todas y a todos nos deja amargo sabor de boca, puesto que las cifras según los noticieros dejan de ser solo números aislados y se convierten en significativos cuando tienen el nombre y apellido de una o un conocido, y cobran mayor impacto si este es un familiar cercano.

Desde el más grande empresario al pequeño productor, desde el más consolidado en su ramo laboral al nuevo emprendedor, todos han olfateado el medio, visto la caída y sentido el impacto de la nula cultura de prevención económica del proveedor y el consumidor.

Y sin embargo, el origen hoy no importa, la sociedad esta más ocupada en permanecer a flote en un mar de incertidumbre, que ha puesto en jaque a las economías mundiales y ha llevado a la lona a Instituciones tan importantes como la Organización Mundial de la Salud.

Buscar culpables, en este momento es fútil; la vida como la conocemos está en riesgo, recordándonos la fragilidad de la humanidad, sus relaciones y lo que de ellas emana para el sostenimiento mundial.

Es entonces cuando podemos afirmar, que ha llegado el momento de replantear lo que es importante, volver los ojos a la vida y lo que ella conlleva, apostarles más a los sistemas de salud, al desarrollo científico, la ecología, el campo y la seguridad internacional.

La humanidad está en guerra, no como la conocemos ni como las películas la estigmatizan; los héroes y las heroínas de esta guerra usan batas blancas, los campos de batalla son diversos como convexos se dan día a día y van desde un aula virtual, la casa, la oficina. Y lo peor, todas y todos somos coparticipes estemos al frente o no. La responsabilidad es compartida.

 

Reflexionemos para transformar el mundo.

Facebook : @myriammartinez.si

Twitter:  @myriammartinez_

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*